Ricardo Musse en presentación de su último poemario

diciembre 22, 2009


Ricardo Muse, desde Piura, me acaba de enviar algunos rollos, entredichos y sobre todo un atribulado texto que leyó hace poco en la presentación de su último poemario "Apostasías". Yo no sé hasta qué punto ha llegado su religiosidad, su devoción hacia Dios. pero bueno, más allá de mis dudas y disentimiento, allí va dicho escrito:   


Cuando en el año 1 989 principié la escritura literaria, ni por acá se me pasó que le escribiría, ni siquiera un solo poema, a Dios. Aunque creía en él, ahora lo sé, con una fe desleal y apática; consideraba, en ese convulsionado tiempo, que mi literatura no podía rebajarse –de ninguna manera- con ese tema tan inútil, desfasado y con nula prestancia discursiva. Mis temas “alturados”, “edificantes” y “esenciales”, para mi poesía, eran: La soledad, la muerte, la injusticia, el desamor, el absurdo, entre otros.

Estaba mi alma envanecida, tan distante e indolente de Dios, que sólo mi soberbia intelectual sostuvo mis latidos durante buen tiempo. Escribí mucho: Diez libros en, aproximadamente, diez años; que –para qué negarlo- alimentaron estas ínfulas de privilegiado poeta; don éste que, ahora lo sé, me lo ha concedido, sin merecerlo, el Todopoderoso Hacedor de mi Espíritu.

Pensé que dicha altivez, con sus vanagloriosas secuelas dentro de mi corazón, me habían eficazmente amurallado, propiciándome una invulnerable autosuficiencia afectiva, proveyéndome de una imperecedera plenitud literaria; sin embargo, esa precaria fortaleza humana se derruyó, en abril del 2 007, cuando mi familia se destruyó completamente, ahora lo sé, mancillada e irredimible por toda la eternidad.

Recién en esa aflictiva condición, me acordé del Amoroso y Justo Padre que tengo en los cielos y le imploré: “Jehová, escucha mi oración, y llegue a ti mi clamor. No escondas de mí tu rostro en el día de mi angustia; inclina a mí tu oído; apresúrate a responderme el día que te invocare. Porque mis días se han consumido como humo, y mis huesos cual tizón están quemados. Mi corazón está herido, y seco como la hierba, por lo cual me olvido de comer mi pan. Por la voz de mi gemido mis huesos se han pegado a mi carne. Soy semejante al pelícano del desierto; soy como el búho de las soledades; velo, y soy como el pájaro solitario sobre el tejado. Cada día me afrentan mis enemigos los que contra mí se enfurecen, se han conjurado contra mí.” (Salmo 102, 1-8).

Me dispuse entonces escribirle un poemario a Dios, al cual titulé “Eternidad”; donde Dios se sitúa, en el circuito comunicativo, como un proactivo escuchante que oye con silenciosa misericordia los clamores angustiosos de su criatura; es un diálogo en un solo sentido, con un interlocutor que no responde verbalmente, que no contesta en el universo discursivo, que aparece enmudecido (pero no indiferente) hacia aquellas plegarias.

En enero de este año, ante la intensificación de la maldad en mi entorno vital más inmediato, planeé “Apostasías”. Éste es la contraparte de “Eternidad”; donde la voz verbal, condicionada por un espantoso estado anímico de vindicación, sólo vocifera a ese Dios Justo, agolpándosele –en su cataclísmica alma- la insoportable tribulación de la perfidia; diciéndole: “Oh Dios, no guardes silencio; no calles, oh Dios, ni estés quieto. Porque he aquí que rugen tus enemigos, y los que te aborrecen alzan cabeza. Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente, y han entrado en consejo contra tus protegidos.” (Salmo 83, 1-3).

Yo que afirmaba que constituía rebajar mi pluma poética poetizar la realidad de Dios, ahora sé que era necesario postrarme ante él para que, en su indescifrable gracia, me conceda la perpetua consolación, ante la malévola ignominia circundante. Ahora sé que, de aquí a un tiempo, debo escribir un tercer poemario para completar una trilogía literaria sobre el tema divino. Intuyo que aquel libro lo escribiré con el gozo que el Espíritu Santo me infundirá en su debido momento.

Y quiero terminar, agradeciendo a mi editor Luis Gil Garcés que ha restañado, en algo, mi corazón con sus catecúmenas palabras; al Club Grau por brindarme sus instalaciones para esta presentación; a mis imperecederos y dolientes padres y hermanos filiales; a los fieles amigos que todavía me quedan; a mis colegas de la Institución Educativa "José Jacobo Cruz Villegas" del distrito de Catacaos; a los hermanos cristianos, de las distintas denominaciones, que siguen orando por Mí y, especialmente, a Jehová de los ejércitos, que todavía sigue batallando para que, en su tiempo implacable, sus enemigos reciban, ineludiblemente, los agravios que suscitaron a mi creyente corazón.

Fernández Cozman habla sobre Danza finita

diciembre 21, 2009


El catedrático y crítico literario Camilo Fernández Cozman me acaba de enviar un e-mail donde me cuenta sobre una reseña que hace pocas horas atrás había colgado en su blog La soledad de la página en blanco (http://www.camilofernande.blogspot.com/). En ella habla sobre 3 autores, dos del norte y el otro de Ayacucho. César Olivares, este blogger y  Wilver Moreno. Sobre la Danza comenta los siguiente:    



"Stanley Vega (nacido en Cajamarca) no emplea el poema extenso, sino que prefiere la concisión. Danza finita es un libro de atmósfera sombría pero sugestiva. El yo poético afirma que siempre habrá invierno en su interioridad y que el lenguaje, con asiduidad, será turbulento. La monotonía y la oscuridad parecen imponerse en el universo representado: "Sólo hay luz para inventar/ nuestros pasos.// No vuelvas a los ojos/ hacia atrás.// La oscuridad te tragará". La existencia parece carcomida por la decrepitud. Nada poseemos: todo se desliza, de modo inacabable, hacia el abismo de la muerte. El mundo es, acaso, sinónimo de un endeble pilar que se deshace: "No hay nada/ en qué aferrarse.// Ni siquiera/ los vellos luminosos/ de tu sexo/ pueden salvarme/ de esta caída inevitable". Todo parece conducir al mismo lugar, pues aparece la mueca de la monotonía al final de la dura jornada cotidiana.



Stanley maneja, con sindéresis, el escandido de los versos y el flujo de las metáforas. Me cautivan estos versos algo irónicos: "Ocurre que Dios/ de pronto quiso verse/ frente al espejo/ y sólo vio/ el aire/ que flotaba en silencio". Sin duda, Danza finita constituye un poemario digno de relieve en el año que fenece por su capacidad de impregnar un hondo sentimiento a los más cercanos objetos del mundo cotidiano para meditar sobre el carácter siempre efímero de nuestra existencia. No sé por qué dicho libro me trae a la memoria la filosofía de Arthur Schopenhauer, quien afirmaba que el mundo era sinónimo de dolor y que únicamente nos quedaba contemplar cómo el sufrimiento y la rutina hacían estragos sobre nuestros cuerpos acaso roídos por el tiempo."

Poesía de miércoles en el Chaska

diciembre 14, 2009


 


David Novoa, desde Trujillo, me hace llegar a mi bandeja una nota, la cual difundo en estos instantes.
Desde el día 2 de diciembre están realizando en el Chaska (San Martín 543) una serie de recitales denominados Miercoles de poesía. Ya estuvieron en anteriores fechas Alberto Alarcón, Bethoven Medina, Carlos Santamaría, Gustavo Benites Jara, Luis Cabrera Vigo y Jorge Hurtado.

Para este 16 están programados Ángel Gavidia, Luis Eduardo García y Alejandro Benavides.
La próxima semana, el día 23, se presentarán Manuel Medina, César Olivares y Enrique Ríos Mercedes.

Y para finalizar el año, el 30 de diciembre, pretenderá incendiar el ambiente nuestro querido y mísero diablo, David Novoa, en igneo performance.

Todas las citas serán a las 7:30 p.m.

Es más, los organizadores hacen invitación abierta a quienes deseen participar de tal Miércoles de poesía y así, en los primeros meses del 2009 aparezcan en la programación.

Escriban a: infoleetrujillo@gmail.com o mochezoo@hotmail.com

Crónica fotográfica 2009

diciembre 07, 2009



II Feria del libro de Tarapoto




Recital poético.A mi siniestra, David Orlando.  
  



Público asistente. Plaza de Armas de la ciudad.


Presentación de "Danza finita" en INC de Chiclayo





La presentación estuvo a cargo de Ernesto Zumarán.




Público asistente. Sábado 7 de nov. 8:00 p.m.


Presentación de "Danza finita" en Yacana Bar





Jimmi Marroquín en pleno discurso. A su diestra, Rodolfo Ybarra y a mi siniestra, Teófilo Gutierrez.


 

Oído a la música. Escuchando algunos poemas de la Danza.  


Presentación en la 30º Feria del Libro Ricardo Palma




Previo a la presentación. Con Carlos López Degregori y Selenco Vega.




Haciendo coordinaciones.


.


Carlos López Degregori.




Selenco Vega.



Firma de libros.





Ibidem

Premio de Poesía de la PUCP 2009 fue para Miguel Ildefonso

diciembre 02, 2009


Ildefonso leyendo poemas de Los desmoronamientos sinfónicos


Por la mañana me comunicó el narrador Fernando Carrasco los últimos resultados del Premio Nacional PUCP 2009, no sólo en Poesía, sino también en Novela y Ensayo.

Los resultado fueron:

Poesía: Miguel Ildefonso Huanca con su poemario Libro de exilio (Ganador), Rúben Venturo Silva con El mar es olvido (Mención especial) y Fernando Pomareda con Lurigancho (Mención especial).

Novela: Javier Pizarro Navarro con La vereda más larga del mundo (Ganador), Marco García Falcón con Nuestros padres (Mención especial) y Zoila Vega Salvatierra con Acuarelas (Mención especial).

Ensayo: Eduardo Torres Arancibia con El acorde perdido. Ensayos sobre la experiencia musical desde el Perú (Ganador), Carlos Meléndez Guerrero con La soledad en a politica (Mención especial), Gerardo Arce Arce con Fuerza armada, estado y sociedad en el Perú contemporáneo (Mención especial empatada) y Carlos Morales Falcón con Un escarabajo enconado en la sombra. El resentimiento poético peruano (1964-1981) (Mención especial empatada).

Feliicitaciones a los ganadores. En especial a Ildefonso.  Y provecho compadre. No beba mucho. Sino  invite.     

Reseña en Tren de aterrizaje de José Guich (diario Correo)

diciembre 01, 2009

Este último domingo, fecha en que presenté por segunda vez en Lima (la primera fue en el Bar Yacana y esta última en la sala "La palabra del mudo" de la 30º Feria del libro Ricardo Palma) el poemario "Danza finita" me enteré de una reseña aparecida en el diario Correo. Se trataba del artículo El reino frugal, firmado por el narrador y profesor universitario José Guich y aparecido en su columna Tren de aterrizaje del diario Correo:



Debido a que varios amigos no han podido linkear la página del Correo, copio el articulo de Guich de manera completa. Ahi va:





Reino frugal
Por José Guich



LIMA / Ya se ha comentado en este espacio, más de una vez, la emergencia de la poesía en ciudades del mal llamado "interior" del país. Durante los últimos años, se ha acentuado la sensación de que por fin Lima ve disminuido el monopolio sobre las industrias culturales, y no ahoga o anula a las voces que, desde otras comarcas, reclaman con justicia la posibilidad de ser escuchadas y valoradas. Chimbote, Trujillo, Arequipa, Cusco, entre otras ciudades, manifiestan aire propio en materia de producción literaria y artística. Eso, por supuesto, exige ánimo celebratorio.



Chiclayo no se queda a la zaga en tales menesteres. En la urbe norteña abundan publicaciones y escritores de mucho interés. Uno de ellos es Stanley Vega, nacido en Cajamarca, quien desempeña intensa actividad como periodista. Paralelamente, desarrolla una obra poética en franco ascenso. Demostración palpable de esa realidad es su reciente poemario, Danza finita (Hipocampo Editores, 2009), que representa la consolidación de una escritura iniciada con Inútil inventario (2001) y Soliloquio de las hojas (2003). Vía esos volúmenes anteriores -con destellos a tomar en cuenta-, Vega buscaba un camino hacia la palabra contenida sobre sí misma. El aprendizaje y las lecturas estaban a la vista. Sin embargo, con Danza finita (libro que en 2006 ganó los Juegos Florales de la Universidad Agraria de La Molina), el salto cualitativo es digno de destacarse.



Vega ha optado por un conjunto de 42 textos conectados por una estructura semejante, hollada por la austeridad de los versos, en principio, y también por la impronta de revelación con que concluye cada poema, a partir de una idea generadora. Ese motivo impulsor nace de alguna observación en torno de la naturaleza o bien, de lo cotidiano. El eficaz uso de los símiles o comparaciones, alternados con criterio, nunca vulnera a la totalidad. No existe el riesgo de la monotonía, porque SV sabe desplazarse, con sutileza, de un registro irónico o mordaz, a otro más bien contemplativo o reflexivo acerca de lo elemental del mundo.



Y eso es la vida: simplemente pasa, y no tiene otro sentido que ser ella misma.

"Segunda persona", novela de Selenco Vega en Feria Ricardo Palma

noviembre 30, 2009



Mi estimado amigo Selenco Vega estará presentando este jueves 3 de noviembre a las 7:00 p.m. su flamante novela "Segunda persona" (Mesa redonda, Lima 2009) con la que resultó ganador del Premio Cámara Peruana del Libro Novela Corta 2009. La presentación estará a cargo de Ricardo González Vigil, Oswaldo Reynoso, Gladys Díaz Carrera, (presidenta de la Cámara Peruana del Libro) y Sandra López, la editora.

La cita será en el auditorio "Julio Ramón Ribeyro" y como el mismo Selenco me comenta los precios de cada ejemplar, por tratarse de aquel día, serán especiales y por supuesto el hombre estará firmando autógrafos con todo el gusto del mundo.

No se olviden, este jueves 3 de noviembre a las 7:00 p.m.

INVITACIÓN

noviembre 25, 2009

Estimados amigos, allegados o no, a la humanidad entera, les invito asistan este domingo 29 de noviembre a la presentación de este poemario, "Danza finita". El ritual se llevará a cabo en ´la 30º Feria del libro Ricardo Palma (Vértice del Museo de la Nación: cruce de las avenidas Javier Prado y Aviación, San Borja) , en la Sala "La palabra del mudo" a las 5:30 p.m.. La ceremonia expositiva y lírica estará a cargo de los poetas Carlos López Degregori, Selenco Vega y este desconocido servidor. Los espero. Sumas gracias.      

El lirismo esencial de Stanley Vega

noviembre 23, 2009

Este blogger junto a Ernesto Zumarán

Por Ernesto Zumarán *

La poesía de Stanley Vega asume desde el principio una revelación irreductible: La esencialidad y la concreción o lo esencial de la concreción. Esa poética breve no requiere como las poéticas amplias una posibilidad de desarrollo, sino por el contrario, como ya se ha dicho, la posibilidad de la concreción. Y Stanley asume en sus poemas dicha posibilidad porque parte del germen inicial de su propia experiencia que se plasma en la palabra lacónica, en un lirismo esencial, como ya lo ha hecho ver Carlos López Degregori al comentar la aparente sencillez o frugalidad de sus versos.


La reducción de las formas a lo elemental, así como la predilección por emocionar a través de la mínima expresión, son los criterios minimalistas que elige Stanley para entregarnos sus poemas estructurados bajo estas normas, que de por sí, se alejan de los manierismos de la moda literaria y del enrevesamiento de la frase, pues su esencialidad a contrapelo recupera como ya se ha reconocido antes, ese alumbramiento que le es propio a los textos breves, máxime si éstos tematizan sentimientos tan hondos como el amor o la tristeza, entendida ésta como conciencia de la muerte.


El sentido de la unidad que trasuntan los poemas de este libro ponen de relieve el trabajo de ardua abstracción que ha requerido el poeta para revelarnos, en puridad, su cosmovisión tántrica, es decir su espiritual equilibro en medio de un mundo escéptico y corroído por su apocalíptico caminar. Stanley logra trasladarnos a su espacio de tonos suaves y reflejos sutiles, que buscan en todo momento columbrar la historia ínfima y finita de cada hecho o cosa, en última instancia, con todo que se identifique con lo humano. Y es que quizás el mayor logro de este poeta, y que pocos reputan como valedero, es el haber hecho del silencio el mayor ejercicio de su esencial poesía, toda vez que la esencialidad más que el uso de versos cortos, es siempre la atrevida e inusual inmersión en los reductos de la experiencia poética, de donde es posible extraer la piedra de la locura del denso y avernal abismo que es el corazón del hombre. Sin ese previo transitar por el “camino púrpura”, no habría sido posible conseguir esa esencialidad que está sujeta en todo momento, en los poemas de Stanley, a ese vaivén inasible que es el silencio, ese decir a gritos que se abre sin pudor más entre las líneas de los versos que en los versos mismos.


Siempre he pensado que el desencanto de los poetas en sus poemas es aparente. Y el caso de Stanley no es una excepción, pues ese ir y venir entre las dos orillas de la vida, ese diástole y sístole que convocan la dualidad cósmica y mundana, no es otra cosa que el resultado de un único sentir que se trasunta al fin y al cabo, en una llana corriente utópica, la producción de un mito que toda poesía que nace del corazón explora y recrea en sus azorados intersticios. En este sentido, lo que las más de las veces nos parece desencuentro, nihilismo, pesimismo existencial, es en el fondo, la recuperación de lo esencial del hombre. Por eso el poeta termina diciéndonos:


“Enciende luciérnagas / en tu corazón llegada la noche”.


Todo lo demás se sintetiza, como por ensalmo, en este verso revelador, esencialísimo en cuanto a experiencia y determinación, inmanente de su propia incertidumbre. Es decir, el poeta urde la trama a partir de su laberíntico acontecer incierto para luego desenredarse, cual paradojal nudo gordiano en una luminosa cosmovisión. Por eso el desencanto no sólo es necesario y natural, sino que además forma parte de la absoluta unidad que es el hombre, a través de la cual es posible la exploración de todas las ramificaciones, las posibilidades del tema, siguiendo ese camino hasta que el poema adquiera existencia. Dentro de este contexto, uno puede vislumbrar que los poemas de Stanley no siempre exploran esas posibilidades, pues en la mayoría de los casos, dichas posibilidades brotan de antemano del poeta como relámpagos, bajo el espectro de la iluminación súbita, que le permiten luego trasladar lo esencial de la experiencia.


Pero quizá lo que más llama la atención es que cada poema conlleva intrínsecamente la fuerza iluminadora del adagio o el aforismo. Y es en los poemas donde confronta el amor y la muerte en los que nos deslumbra con esa revelación irreductible que hable desde el principio. Poder, revelación, sacrificio, son en síntesis los instrumentos que mejor encajan con la sencillez de estos 42 poemas, en los que Stanley Vega pone de manifiesto con un mínimo de imágenes, la reflexión filosófica como un elemento esencial.


Como el propio poeta en algún momento ha declarado, el tema de la muerte, es tan singular como el tema de la vida; lo mismo puede decirse de Eros y Thánatos, fervorosamente mediatizados por la experiencia personal; porque aquí Stanley Vega construye a partir de ambas orillas, consciente de que la única manera de salvar ese recorrido es alimentarse desde esos dos ángulos omnipotentes, desde esa perspectiva que lo conduce indefectiblemente a asumir la muerte, en su esplendorosa redención, y la vida, como un signo clave para entender la verosimilitud de la muerte.


Pero, después de sumergirse en la ciénaga del olvido, en las estupefactas orillas de la muerte, en la frustración y el caos, ¿por qué, al culminar la lectura de sus poemas, nos quedamos con la sensación de que todo ha sido un pretexto para reivindicar al hombre persistiendo en la palabra? Un gesto dantesco que importa el reconocimiento del amor en cada círculo de vida que el poeta da, a sabiendas de la fugacidad y delicuescencia de ese amor. Porque el amor a la mujer en estos poemas nos recuerdan “ese constante ser y no ser”, esa temprana ruptura de los dones amorosos, esa fugacidad doliente que el amor siempre anuncia desde que es concebido. Porque todo tiene su contrario, y el poeta parte desde ese ámbito para afrontar su pesadumbre, sabedor de que “los años caen igual que papeles arrojados en medio de la pista”, y que en medio de ese proceloso devenir el amor termina en humo, partida, caída inevitable, ficción inefable, húmeda tristeza o turbulento lenguaje.


Y todo amalgamado en base a un lenguaje, como reitero, sencillo y fresco, lozano y transparente, sin que en ningún momento la línea se desborde o caiga en el susurro o el devaneo. Poemas ordenados como por el espíritu, sin trampas ni técnicas al uso, y por ello, identificados con el corazón del hombre.


En resumidas cuentas, el poder de abstracción que convocan estos poemas, plenos de austeridad y purismo, encuentran su sustento además en la naturaleza directa de su textura, donde parecen desnudarse hasta retrotraerse a la fuente dorada de la infancia, de donde el poeta extrae sus mejores logros, y hacia donde vuelve cada vez que reinicia esa infinita búsqueda de la danza finita que lo convoca y presagia, consciente de esa cotidiana pérdida del acontecer agónico, que lo impulsa “a surgir de la voluntad de la nada” como a tomar “refresco de lima bajo una mañana de verano junto al mar”. Esa dualidad mortal lo eleva por encima de la forma a lo elemental, despojado al fin del decoro verbal, protagonista único de su exhalado silencio.




* Poeta nacido en Chiclayo. Hace poco obtuvo el 2do Puesto en el II Concurso Internacional de Poesía "Javier Heraud" organizado por la Fundación Yacana. El presente texto fue parte de la presentación de Danza finita en la Sala Escénica del INC de Chiclayo, el pasado 7 de noviembre y el cual, asi mismo será publicado este domingo en el suplemento Dominical del Diario La Industria de esta ciudad.   

Luis Fernando Chueca habla sobre "Danza finita" en Letras.s5

noviembre 22, 2009



No hace mucho que acaban de publicar en la conocida página web Letras.s5 un artículo sobre mi tercer poemario "Danza finita". Lo firma el poeta y critico Luis Fernando Chueca, quien hace poco la editorial del Rectorado de la Pontificia Universidad Católica del Perú le ha editado en dos tomos su más reciente trabajo: "Poesía vanguardista peruana". Al respecto, Ricardo Gonzáles Vigil ha señalado en el diario El Comercio que se trata del "mayor aporte que se haya hecho hasta ahora sobre nuestra poesía vanguardista, en tanto selección de los poemarios principales y estudio panorámico, como también acopio de documentos relevantes y guía bibliográfica".

Si les place leer el texto de Luis Fernando Chueca, hagan click en el siguiente link:


Entrevista a Luis Eduardo García

noviembre 14, 2009


“Yo no extraño los lugares en sí, extraño las vidas que viví en esos lugares”

Luis Eduardo García (Chulucanas, Piura, 1960) reside en Trujillo desde hace más de veinte años. Ejerce la docencia universitaria y el periodismo cultural en un conocido diario del norte. Obtuvo en 1985 el IV Concurso El Poeta Joven del Perú. Ha publicado Dialogando el extravío (1986), El exilio y los comunes (1987), Confesiones de la tribu (1992), Historia del enemigo (1996), Tan frágil manjar (2005) y el Suicida del frío (2009). Después de un largo silencio ha editado su cuarto poemario Teorema del navegante (Revuelta editores, 2009(, propicio motivo para esta entrevista.



El tercero y a la vez último de tus poemarios, Confesiones de la tribu fue publicado en 1992. Han transcurrido más de una docena de años, ¿en que momento surgió ese rompimiento con aquel extendido silencio lírico, la decisión de exponer a la luz Teorema del navegante?


Porque parte de la madurez y sabiduría que dan los años consiste en saber cuando callar y, por supuesto, cuando romper ese silencio. Aunque no hay que olvidar que la poesía también puede ser un grito mudo.


Dentro de todo esto, Luis Eduardo, se dio a conocer una nueva faceta tuya, la de narrador, con Historia del enemigo (1996) y claro, en Tan frágil manjar (2005) reafirmaste tu labor periodística, ¿cómo va el trabajo en ambos géneros?


El proceso de escritura de un poema no es igual que el proceso de escritura de un cuento o un artículo periodístico. Los tres, sin embargo, son formas de expresión con las que me siento cómodo. Pero si tuviera que elegir, elegiría la poesía puesto que se trata de un acto de creación absolutamente libre y gratuito.


Volviendo a Teorema del navegante, lo primero que pude notar es su aproximación al titulo de Juan Ojeda, El arte de navegar. Leyendo un poco más me encontré con este verso: “Su servidor, señores, / no será nunca como Vallejo, como Borges, / como Pessoa; / ni menos como Ojeda”. Sabía de tu admiración por Vallejo, Pessoa y Borges, pero lo de Ojeda es noticia nueva para mí. En todo caso, ¿de qué manera llegaste a encontrarte con la poesía de este excelente poeta chimbotano?, ¿en qué medida se ha valorado su obra en nuestro país?


Bueno, el viaje como una metáfora de la vida no es nuevo en la literatura universal. Por otra parte, quizás inconscientemente pensaba en Ojeda a la hora de ponerle título a mi libro. Él aparece al lado de esa trilogía por pura asociación. Es un poeta olvidado que me interesa por la fuerza que exudan sus versos, pero no más que Pessoa.


Adentrándome un poco más, percibí -me refiero sobre todo a la primera parte del texto, Mares interiores- cierto coloquialismo descarnado y un tratamiento posmoderno que ni siquiera se ha podido avizorar en tus tres poemarios anteriores. Cito algunos versos: “Te tocó perder, varón./ Caballero nomás. / Por un puñado de dólares / no te vas a hacer el valiente, / conchadetumadre, / hijodeputa”. O estos: “Jamás, queridos hermanos, me ganaré un Oscar honorario, un Grammy, un Nóbel o algo semejante a un Derby en Fiestas Patrias”, ¿a qué se debe ese giro, esa modo de voltear la tortilla?


Se trata de un coloquialismo que ha llegado sin que yo lo buscara adrede. Creo que los temas buscan su propia manera de expresarse.


Otro de los aspectos resaltantes es tu acrecentado desencanto, ¿a qué se debe todo ello?, ¿al cúmulo de los años, a la convivencia humana?


Creo que hay demasiados motivos para sentirnos desencantados. ¿A qué se debe esto? Supongo que a nosotros mismos, a nuestra condición de seres autodestructivos y egoístas.


¿Sirve de algo tener fe en este mundo?


Claro, nos ayuda a seguir con vida.


¿Es francamente la felicidad solo “un sustantivo, / un concepto, un nombrecito cualquiera”, simplemente nada?


La felicidad es un sustantivo, un concepto, un nombrecito cualquiera cuando es un sustantivo, un concepto, un nombrecito cualquiera.


¿Hasta hoy nadie ha venido hacia tu lado y te ha confesado “que la vida es un flaco favor de Dios, / fiesta por / nada, / grito en el silencio, / pólvora en gallinazo”?


No, la gente no suele hacer confesiones de este tipo. La poesía es una de las maneras de comunicar de manera profunda por qué el mundo es como es.


¿Cuáles son tus peores miedos? ¿Acaso la oscuridad, el silencio, la soledad o de pronto la muerte, el fracaso, el olvido?


Tengo miedos, como cualquier ser humano. Temo, por ejemplo, que alguien le haga daño a las personas que más amo.


En Confesiones de la tribu, una de las voces femeninas menciona que a la madre le gustaba cantar los boleros de Leo Marini, ¿en qué momento llegas a descubrir y disfrutar la música? ¿escuchas boleros?


Sí, me gustan los boleros. Los aprendí a escuchar de niño debido a que le gustaban a mis padres. Sin embargo, quizás por un deseo de completar una educación musical deficiente, escucho más jazz y música clásica.


Además de Sabina, ¿qué otros compositores e interpretes te agrada escuchar?


Me gusta mucho Serrat.


Desde hace varios años vienes ejerciendo la docencia universitaria, ¿te ha restado tiempo para tu labor creativa?


No, ¿pero a quién no le gustaría dedicarse a tiempo completo a la literatura?


¿Vale la pena sacrificar los años en pos de una vida pequeño burguesa y adocenada? ¿Es imposible ser un Pessoa, verdad?


Nunca he perseguido una vida burguesa y adocenada. Creo más bien en la vida libre y sincera. En cuanto a ser un Pessoa, creo que es demasiado insolente pensarlo.


Resides en la ciudad de Trujillo desde hace veinte años y supongo que has llegado a quererla e incluso odiarla como ya es típico en este tipo de relaciones hombre-territorio, ¿qué extrañas de Piura?


Yo no extraño los lugares en sí, extraño las vidas que viví en esos lugares. En realidad, casi todas las relaciones que los hombres establecen con su entorno son de amor-odio, tal vez porque la vida es en sí misma una contradicción.


Trujillo siempre ha tenido una sólida tradición literaria. Sin embargo, ¿es la figura de Vallejo una imagen referente o una luz cuya sombra ha opacado y viene opacando no solo a una, sino a varias generaciones de poetas liberteños?


Vallejo es un faro más que una sombra. Allá los que lo sienten como una sombra muy pesada.


¿Qué sabes de la nueva promoción de poetas y narradores trujillanos?


En realidad muy poco. A veces pienso que las nuevas promociones de poetas y narradores meten muy poco ruido, muy poca bulla y entonces nadie se percata de que existen.


¿A qué se aferra Luis Eduardo, mientras ocurra “lo que tiene que ocurrir”?


A mi cama, a mis libros y a la gente que me quiere.

 
(Fuente: Revista Entera voz N” 002, agosto de 2009)








Presentación de "Danza finita" en INC de Chiclayo

noviembre 03, 2009



Estimados amigos quedan invitados a la presentación de mi reciente poemario. Los espero.

Exordio



AGUAS VERDUSCAS SE VUELCAN
sobre mis brazos levantados.
Ríos de anatomías densas.
Ríos que al mediodía el sol suele lanzarle
sus astillas radiantes.
Estrepitosamente mis ojos caen
hundiéndose bajo el devaneo
eterno de sus lomos.
Respiran las nubes.
Carreteras que hierven sobre superficies
de grietas anónimas
anhelan ver la danza ominosa de la niebla.
Y de pronto,
la noche tenebrosamente acaricia
los mas remotes arcanos de los rincones.
Sucede esto en momentos
que prescindo del tiempo,
ese monstruo invisible que va derruyendo
nuestros cráneos tibios e inmensos
como una taza de porcelana
flotando en un espacio plagado de café
y otros fantasmas de individuo solitario.
Momentos en que prefiero
una noche medio viva
a cualquier pub destrozado
por uno de mis parpadeos inclementes
dignos de Sadoma y Gamorra.
Pasa que cada uno lleva su mundo
en el lugar menos exhausto.
Y he ahí yo pernoctando sobre las pestañas
de los durmientes.
Viento en mis mejillas.
Elevadísimo. Jalándole un pedazo
de noche a los cielos.
Y he ahí otra vez yo
trocando secretos por versos,
sin temor a que las palabras quemen
mis dedos al cogerlas
o simplemente al mirarlas desde cerca.
Y he ahí una vez más las calles,
benditas calles donde la vida se torna
en una cucaracha desesperadamente extraviada.
Huyo de las multitudes
pues en confabulación perpetua han decidido
dinamitar mi humildad sin permiso alguno.
En verdad digo
que acabo de percibir
la completa desintegración
de los hoteles en mi pecho.
Así, la garúa es hoy música deliciosa
en las pieles de quienes hicieron
el amor a oscuras,
encerrados por una torva presencia de muros,
lejos de la húmeda hierba y los turistas acampan ya
en jardines y parques.
El deliquio me permite observar gaviotas
que terminaron suicidándose en cables eléctricos.
Sus cuerpos,
péndulos de un tiempo inmemorable
golpean mi asombro
y cerrazones terriblemente fríos
perturban toda forma de cordura.
Y sin embargo,
una gota que ha dejado caer
el reloj sobre mi frente me ha desesperado.
Pienso en la posibilidad
de desflorar panales o árboles,
buscando el placer detrás de los cercos,
zarzamoras inventadas por mi conciencia.
Pienso en una civilización sin Hobbes,
metrópolis surgidas
como pensamiento líquidos,
solitarias casuchas de ramas secas
que van encegueciendo la litosfera nuestra.
La lluvia pesa como pocas veces este día
y mis carnes empiezan a sentirse barro.
Vivo en una ciudad petrificada,
hermosa puta que lame mis pies
y raspa mis sienes
con toda esa violencia insana de siglos.
Una ciudad es a veces un tonto laberinto,
útil para pisotearla
igual que a una cáscara de naranja
y ya no sentirse tan miccionado
como sus postes.
Discurro sobre líneas
que alguien empieza a engullir,
avenidas que se arrastran
sembradas en largos retazos de piel.
He recorrido junto a mi edad
sin haberla platicado nunca.
Soy un baquiano de mis propios olvidos.
Hago estallar mis vistas
para iluminar todo un millón de latidos
que sostengo entre las manos.


(Un poema de mi primer poemario Inútil inventario)

"La plaga humana" de Ricardo Paredes Vasallo

octubre 26, 2009




Por Fernando Odiaga





Ahora que ha estallado la crisis económica financiera mundial los seres humanos se preguntan cuál será el futuro del sistema capitalista. Pero eso no es todo. A la crisis financiera se suma la escasez de alimentos, de agua, de energía y la crisis medioambiental. En este contexto, buscando respuestas al absurdo provocado por el trabajo y la sed de riqueza, encontramos el libro La plaga humana (Ed. Pies de plomo, Lima 2008) de Ricardo Paredes Vasallo, obra de naturaleza opuesta a las lamentaciones y críticas filosóficas publicadas en los últimos decenios. En ella Paredes Vasallo, filosofo ancashino, desmonta de modo radical los mitos y metarrelatos sobre los que se fundamenta nuestra concepción del hombre y del sistema, a la manera del saber posmoderno que describiera Lyotard, clasificaciones y rótulos en los que de todos modos nuestro autor no se ve reflejado.



Paredes Vasallo defiende ante todo la unidad de la naturaleza humana por encima de las diferencias de nación, raza, creencias; para él, antes que nada, el hombre es un habitante del planeta, con iguales derechos que los demás seres a existir. El autor enuncia que doquier el hombre ha construido su civilización en nombre del progreso y la felicidad. Han florecido la destrucción, el despilfarro, el desplazamiento y la extinción de otros seres, convirtiéndose para la naturaleza en una plaga devastadora. Según Paredes, el hombre destruye por destruir, en una carrera ciega e irracional por imponer su modo de vida y construir lo que considera su felicidad.



En el libro se describe al hombre como un ser necio, arrogante, depredador, parásito, violento, un ser al que hay que detener en su locura productiva de bienes superfluos, proponiendo una forma de vida más sencilla y austera, que parta de una nueva ética con la cual podamos enmendar el desastre que hemos ocasionado a la vida en el planeta.



Haciendo caso omiso a los efectos escandalosos de sus palabras el autor nos dice: “la propiedad es la madre de la miseria humana… en la propiedad está el germen de la destrucción”. La acción de los propietarios se revela nociva. El comerciante, el productor, el consumidor, hacen gala de una gran soberbia y rapacidad ilimitadas. Nuestra civilización se erige en una broma grotesca, degenerada, avara y glotona. Por todos lados los calificativos se multiplican para describir esa catástrofe a la que nos ha llevado el sistema capitalista y que el filósofo ancashino intenta denunciar cuando aún es tiempo de ponerle remedio. Paredes ve en esta lucha un camino de guerras y enfrentamientos que serán inevitables si el hombre quiere sobrevivir. La libertad sin límites que promueve el ser humano en el sistema tiene como fin justificar la acción de los hombres en detrimento de otros seres de la naturaleza, relacionando así la libertad con una gran irresponsabilidad por la que no hemos reparado en volver peligrosa nuestra existencia en aras del progreso socioeconómico. Paredes habla de una desproporción entre el ser del hombre y su poder, definiéndolo consecuentemente como un parásito; éste es sádico, estúpido, hedonista, cínico. Es un ser obsesivo, indagador, insaciable. Y esto es ostensible en su política, en su hacer sociedades y alianzas buscando fines comunes, medrando y viviendo de los demás y no dando nada de sí mismo.



La plaga humana es un libro desmitificador por excelencia, corrosivo, escrito con un rigor y una lógica que solo puede emanar de una conciencia sincera, de una gran honestidad intelectual constituyendo una obra de obligada lectura que nos abrirá la perspectiva para pensar un hombre renovado en el cual siga siendo válida la esperanza.



Entrevista a Christian Bendayán

octubre 23, 2009

“La originalidad sin identidad me parece que cae en la simple audacia o astucia” *



Tu formación pictórica la realizaste siempre de manera autodidacta, ¿consideras que ha sido beneficioso ese tipo de aprendizaje o de pronto hay cierto desasosiego en ti al no haber estudiado en una Escuela?

Creo que la escuela la puedes encontrar en cualquier parte, en cualquier cosa, depende de uno el querer aprender. Yo quise aprender del mismo arte y no de artistas. Cuando mi obra se parece a las cosas que enseñan en las escuelas siento que algo anda mal.

¿Es imprescindible para un artista del interior del país que su obra se desarrolle en esta ciudad?

No lo decidí, desde niño vine por asuntos de mis padres. No me parece indispensable, y con menos razón cuando el circuito cultural Limeño es tan excluyente y alienado.

¿Tienes conocimiento del trabajo de otros jóvenes pintores tanto de acá como de otras ciudades? ¿Hay algo nuevo, algunos aportes en la pintura peruana actual?

Sí, supongo que algo conozco, y creo que hay varios aportes en la pintura peruana reciente, que hay muchos artistas buenos en el Perú. No todo lo bueno es lo que se muestra, pero en fin.

La influencia del pop art en tu obra es evidente, ¿qué idea tienes sobre la originalidad?, ¿qué importancia tiene para ti esta palabra?

La originalidad para mí va de la mano con la identidad. La originalidad sin identidad me parece que cae en la simple audacia o astucia. Me gusta ver cosas que me hagan sentir parte de algo, de algún tiempo, de algún lugar, de una historia.

¿Y sobre ese afán de reconocimiento que muchos artistas persiguen en este lodazal mediático?

El reconocimiento es importante si va a permitir que tu obra llegue a más gente y siempre y cuando tu obra siga siendo más importante que ese fin.

Picasso decía que no ha habido nunca pintura religiosa, que eso no existe, que ese asunto no cuenta para nada, ¿cómo así decidiste abordar este tema en tu obra?

Sí creo que existe la pintura religiosa, creo que existe toda clase de pintura. Eso no evita que la pintura a fin de cuentas sea solo “la pintura”. Mi vida está vinculada a la religión, creo que pienso bajo un esquema religioso, mi familia y mi pueblo son religiosos. La religión me abordó a mí, del mismo modo que lo ha hecho cada cosa que he pintado.

Desde la década del 90 hasta esta época, en todo este trayecto y acercamiento con la pintura, ¿cuan útil crees que resulta este tipo de arte para la humanidad?

Si te refieres al arte religioso, puedo contarte un caso. Mi obra “Niño Jesús de la caja” sale en procesión cada 1 de mayo, cargado en andas por niños trabajadores de las calles de Iquitos. Mientras recorren la ciudad, los niños rezan oraciones en tono de protesta y exigencia de respeto a sus derechos. Esto ha hecho que la gente se dé cuenta de muchas cosas que suceden con estos chicos, de abusos y sobre todo de que a pesar que trabajan y viven en las calles son niños y merecen ser tratados como tales.

A fines del siglo pasado – qué lejos suena esto –, dijiste que estabas decidido a investigar sobre lo que realmente se esconde detrás del comportamiento sórdido del ser humano, ¿cómo va esa observación, ese análisis? ¿Es tan sórdida la conducta de nuestra especie?

Es muy sórdida, pero ese interés lo tenía a fines del siglo pasado.

Supongamos el caso que de un momento a otro ya no te plazca pintar y algo más terrible aún que cuando estés frente al lienzo u otra superficie no atines ni siquiera a mover la mano pues tú mente se ha quedado en blanco, ¿a qué otro oficio te dedicarías?

Me pasa de vez en cuando y no me aterroriza. Si pudiera decidir, me dedicaría a cualquier chamba en la que tenga poder de decisión.
* (Entrevista publicada en el 2do número de la revista Entera voz)

Las múltiples fábulas de la muerte en la narrativa de Fernando Carrasco




Por: Edmundo de la Sotta Díaz


PRETEXTO



Fernando Carrasco Núñez nació en Lima y tiene 33 años, la edad de Cristo cuando murió. En este momento, los une la edad simbólica y, también, el tópico de la muerte. El hijo de Dios simuló una muerte para fundar una religión y el narrador limeño se regodea con la muerte para recrear sus múltiples variantes en cada uno de sus relatos.

Esto es, Carrasco busca crear una poética de la muerte, porque es el motivo esencial de sus cuentos; así, en Cantar de Helena y otras muertes (2006), su primer libro, y en este nuevo libro el hilo temático de cada historia gira en torno a las múltiples caras de la muerte. Unas veces deseada por los protagonistas de estas historias; otras, porque abrumados por las circunstancias solo les queda aceptarlas con dignidad.

Ni criollo ni andino, en todo caso la totalidad contradictoria del Perú (Cornejo Polar, dixit) es el espacio que Carrasco busca recrear con sutileza y coherente verosimilitud. De hecho, se percibe en sus textos su facilidad para aprehender los asuntos de la ciudad; porque es un feliz habitante de las calles del mítico barrio Nocheto. Donde fue testigo, cuando era niño, de los repartos populares de Sendero y de sus insignias que se prendían en los cerros aledaños, para deleite de los niños y temor de los adultos. Nocheto, donde es posible brindar con un faite de alcurnia o con una sufrida doncella que se corta los brazos por cada nuevo desamor que le toca vivir.

Pero, también, los asuntos del campo no le son ajenos, más bien parece tener una disposición empática con la naturaleza y más precisamente con la vida de los pueblos rurales. Su afición por las fabulosas festividades de Huarochirí o el constante tour por los majestuosos viñedos de Cañete. Su residencia en el bucólico Huánuco. El haber estudiado en La Cantuta, por su cercanía al río, es ya una elección por la arcadia natural.

En definitiva, Carrasco no se adhiere a una propuesta en particular ni a una moda específica. Es más bien un aspirante al selecto grupo de artesanos de la palabra quienes con exquisitez, parsimonia y deleite se dedican a hilvanar luminosas historias humanas.


TEXTO

La muerte y otras traiciones (2009) es el segundo libro de cuentos que Carrasco nos entrega. Está constituido por nueve relatos. Como lo sostiene el maestro Antonio Gálvez Ronceros, en la contratapa: “La muerte es el elemento dominante de estas historias”. Así, en “La ficha marcada” la mutua traición de una pareja de esposos, simbólicamente desarrolla el tema de la muerte de la fidelidad. Ambos infieles, ella con más alevosía que él. En “Al fin de la partida” la venganza por adelantado consiste en que la niña protagonista se anticipa a su futura explotación sexual y elimina a los proxenetas. En “Último tercio” aparece la muerte de un joven torero en el ruedo, quien se jugaba su reconocimiento en esa tarde de la cogida: “O por la puerta grande o por la puerta de emergencia”. En “Vida y pasión de Jesucristo” se carnavaliza el nombre del Hebreo para presentarnos la vida y pasión de un delincuente de nota, quien muere cuando ya se había regenerado totalmente. En “La puñalada” un joven universitario engañado elimina a su rival, el profesor que salía con su novia. En “Mariposas” una niña especial incomprendida por la razón normal de sus parientes alza vuelo desde el último piso de su casa, y se lleva con ella a Muñeca para que no sufra en este mundo. En “Hasta que lo despediste, mujer” una esposa humillada hasta el martirio bíblico, un día explota y da punto final a su sufrimiento eliminando a su victimario, su propio esposo. En “Nos han dejado solos” un difunto revela su propia muerte, y en “Visitaciones” la culpa de haber matado a sus familiares, lleva a Mario a la locura.

Sin duda, el tópico central es la muerte. Desde diversas miradas y en sus distintas variantes, pero todas unidas por su ejecución violenta. Es decir, la muerte no es tanto el paso del tiempo o la voluntad de Dios; es más bien la búsqueda de solución para superar un trauma, un abuso, un deseo de triunfo o la sencilla libertad. Ahora los personajes se perciben cercanos a nosotros, ciudadanos comunes y corrientes, porque lo que ellos protagonizan es cercano a nuestras realidades cotidiana

En segundo término, queremos resaltar la destreza y suficiencia con que se han estructurado cada uno de los relatos. En ese sentido, Carrasco se revela como un narrador con suficiente oficio y conocedor de las técnicas narrativas. Así, en “Vida y pasión de Jesucristo” usa la narración en segunda persona donde el viejo narrador descubre que su narratario: Cristhian, es el hijo del protagonista de su relato. Es decir, los lectores descubrimos el desenlace al mismo tiempo que lo hace el narrador testigo. En “Hasta que los despediste, mujer” la conciencia de la filicida le recuerda pasa a paso la ejecución de su venganza. Esto es, esta estructura en segunda persona permite que la tensión fluya entre meditativa y apelativa conduciéndola a un final conmovedor que hace que simpaticemos con la victimaria.

Particularmente, el cuento redondo es “Nos han dejado solos”, un relato de impronta rulfiana que destaca por la precisión tanto en su discurso como en su fábula. Cumple con lo que sugería Borges. Nada de ripio en la forma ni inútiles regodeos de la historia. La belleza de la justeza. En ese sentido, es correcto el uso del narrador heterodiegético y el manejo de un tiempo circular para relatarnos que el mismo protagonista revela su propia muerte. Hay pues una doble revelación: el muchacho narrador descubre que ya está muerto y nosotros, los lectores, descubrimos al igual que el protagonista que él es un muerto quien nos cuenta su búsqueda.

Aunque se perciben las formas narrativas de Mario Benedetti, la maestría de Juan Rulfo y la melodía de Cabrera Infante. Se nota, relato a relato, que el autor ha alcanzado el dominio del arte de narrar. Con este segundo libro ya está calificado para emprender mayores empresas. Por ejemplo, crear luminosas historias, pero con carga alegórica donde se dibuje la inconmensurable belleza contradictoria de este Perú que gozamos y sufrimos.


BIBLIOGRAFÍA
BAL, Mieke. Teoría de la narrativa (Una introducción a la narratología). Madrid,Cátedra, 1990.

BOBES NAVES, María del Carmen. La novela. Madrid, Editorial Síntesis, 1998.

CARRASCO NÚÑEZ, Fernando. Cantar de Helena y otras muertes. Lima,

Editorial Limapop, 2006.

________ La muerte y otras traiciones. Lima, Hipocampo Editores, 2009.